¡Hola! Recibe un cordial saludo.

La motivación que surge de nuestro corazón en todo nuevo comienzo nos lleva a muchos a un despertar interior que nos pone en condiciones de confiar más en nuestra infinita capacidad de amar , amarnos a nosotros mismos, poder amar a los demás y dejar huella en nuestro caminar que es una responsabilidad y a la vez un gozo que sentimos cuando realizamos aquello para lo que somos llamados, eso que nos sale de manera fluida, nuestros talentos que sirven a otros y a la vez a nosotros mismos, que nos permiten continuar viviendo y disfrutar nuestra vida cotidiana con la agradable sensación de un sentido provechoso.

Relacionado también con el dejar huella,  como seres humanos, queremos sentir que tenemos éxito en nuestras relaciones, en nuestro trabajo o en la posibilidad de viajar y conocer otros pueblos y sus culturas, estudiar, crecer como personas, ayudar a otros, etc. y muchas veces nos sentimos atorados en una relación de pareja o ni logramos tener una pareja, un trabajo satisfactorio, un ingreso suficiente o nos confundimos y dudamos al definir una carrera o nuestro futuro y en este llamado de nuestro corazón, podemos emprender un arduo trabajo de crecimiento personal muy positivo pudiendo perder de vista un factor fundamental llamado -por mi querido maestro Bert Helliger-  `los órdenes del éxito´ que al lograrlos de manera integrada, nos dan la fuerza interna, la claridad y el movimiento hacia el siguiente paso en el camino que nos llevará a lo mejor y a más.

¿Y cómo podemos dejar huella y avanzar con éxito? haciendo exactamente eso que nos dicta nuestro corazón y superando trabas o atores que lo impidan. Descubrir, reconocer, y acomodar internamente los obstáculos conscientes e inconscientes nos dan la posibilidad de ir logrando dejar huella de manera más consciente, lograr el cumplimiento de nuestra misión y un mayor éxito en las relaciones con el mundo, llámese una buena relación con la pareja, con el trabajo, con el dinero, con la salud o con las situaciones tal y como se nos presentan.

En las constelaciones familiares hemos visto que así como una persona se comporta con su mamá, así se relaciona con una pareja o con el éxito o con el dinero, y si en su corazón tiene registros y sensaciones de una adecuada relación, le irá bien, tendrá éxito en cualquier campo, si la rechaza no.

Muchos consideramos a la relación de pareja nuestro éxito más grande o ver a nuestros hijos desarrollados, capacitados y haciendo su vida lo vivimos como un gran éxito. Quizás queremos dejar huella con nuestro éxito profesional y/o económico o simplemente habiendo desarrollado la capacidad de disfrutar el presente. Para Hellinger,  la relación de pareja es el éxito más grande y lo más difícil que existe y cree que lo más hermoso y lo más difícil suelen ir juntos. Pero con resentimientos, rechazo, frialdad, miedo o separación interna con la madre no existen las condiciones para que se logre. Así mismo repercute en el cumplimiento de nuestra misión, con la afluencia de dinero, el trabajo o la salud.

Aunque existan otros factores que necesitamos superar, un aspecto sumamente importante que definitivamente influye en el logro de nuestros objetivos y en la calidad de vida es nuestra relación interna consciente e inconsciente con nuestros padres. De pequeños algo nos faltó o nos sentimos abandonados, rechazados o maltratados. Puede ser que siendo niños nos enfermamos y nuestra mamá no pudo estar con nosotros, o que se enfermó y tuvo que estar ausente, y nos afectó aunque aparentemente lo comprendiéramos. Es parte de la historia del hombre, tener heridas y carencias de algún tipo, ya sea por vivenciar una separación interna precoz con la madre, por la ausencia del padre en nuestro corazón o por otras circunstancias. Estas son las causas comunes de los seres humanos  y provocan diversos síntomas como accidentes, inseguridad, atores, codependencia u otras adicciones, etc. , queremos movernos y no lo logramos porque el movimiento se imposibilitó pero podemos reiniciar este movimiento interno para que imágenes internas de felicidad resplandezcan en nuestro interior.

Sigamos adelante este nuevo año, escuchando nuestras necesidades auténticas y buscando llevarlas a cabo. Demos un paso y dispongámonos a dar el siguiente dejando huella y haciéndonos felices en nuestro andar.

Un abrazo de corazón a corazón

Sony González.

Anuncios