Amado hermano en la luz, te saludo amorosamente.

Recuerda que eres infinitamente amado y que llevas la luz en ti.

Avanzar en la maestría del Yo se logra con el despertar y el accionar de tu sabiduría. Se consciente de ella, utilízala y compártela.

Sabemos que no hay verdades o creencias válidas para todos, pero la sabiduría que habita en tu corazón sabe más allá del conocimiento teórico. Busca tu verdad más elevada en cualquier situación que estés viviendo y vive lo mejor que puedas.

Observa el mundo e interactúa con todo y con todos manteniendo el punto de vista superior para enseñar la flexibilidad y el mundo cambiante a todos por igual enfocándote en el bien mayor para todos, conserva tu fuerza y armonía y regresa a tu equilibrio utilizando cualquier método de meditación o entonando el sonido de las vocales.

¿Qué es la Ascensión? Simplemente la expansión de tu mente y de tu corazón. Para siempre. No hay retrocesos, sólo podemos pasar de un estado de consciencia a otro más elevado, en eso consiste el desarrollo del ser humano y es así como vamos evolucionando.

Se dice que un maestro sabe cuando hablar y cuando estar en silencio, ábrete a percibir las frases adecuadas para la persona con la que estás compartiendo. El conocimiento por si mismo puede dividir, la unión se logra con la sabiduría y la consciencia y a través de esta consciencia expresar el amor respondiendo con respeto y acierto.

Sabes que una charla mental constante o comentarios sin sentido perturban tu tranquilidad y te alejan de tu centro. Ciérrate a comentarios negativos y malintencionados. Respeta el proceso de todos pero se una luz suave para ellos.

Regresa constantemente a esas ondas armoniosas que emite la luz dentro de ti e interactúa con las agradables energías de entornos naturales.

Aumenta tu capacidad para la luz del creador así que nunca niegues ninguna parte de tu divinidad, ni niegues la plenitud divina dentro de ti.

Todo cambia, todo se mueve, todo se rehace y tú abriéndote a los cambios constantes fluyes como un rio sin obstáculos.

Confía en el Creador y en la Creación, confía y ama a nuestra Madre Padre Dios e imagina que eres una chispa de consciencia de determinado tamaño por medio de la cual el creador  vive y se experimenta a si mismo. Imagina el universo de chispas de dios danzando, fluyendo, emergiendo y separándose.

Considera que el creador está vivo y consciente en cada uno sin importar el tamaño de su luz, imagina que también el espacio que los separa está vivo en espera de ser moldeado en infinitas posibilidades y vive creando tu mundo en el mejor escenario.

Bendiciones infinitas.

Sony González.