¿Porque a veces queremos movernos de una situación o lograr algo y no podemos? A través de la aplicación de las constelaciones familiares puedes ver la imagen interna que te detiene o que impide el movimiento y hacer los cambios internos necesarios para el logro de tus metas.

Pero… ¿cómo funciona esto? Lo que pasa es que al percibir cómo te sientes relacionado con esa persona o con el objeto deseado y a la vez, mirar lo que te detiene o lo que te atrae hacia otra persona o lugar, te queda más clara la situación, puedes concluir el asunto que tenías pendiente y consigues movilizarte de una manera más libre hacia lo que tu corazón desea.

¿Qué es lo que puede estarme deteniendo? Esto es muy variable en cada persona, aunque he observado que la mayoría de los casos tiene que ver con una falta de conexión con la fuerza de vida. Esta falta de conexión con la fuerza de vida, puede ser por distintos factores, por ejemplo, por algún trauma de pequeños, por un duelo no concluido satisfactoriamente, por tomar un lugar dentro de la familia que no nos corresponde, por querer “salvar” o ayudar a nuestros padres siendo pequeños, por identificarnos con algún antepasado olvidado, por hermanos, tíos o abuelos abortados aunque nosotros no lo sepamos, etc.

Mirando el asunto y los involucrados podemos acomodar lo que estaba en desorden o reconocer a los rechazados o negados y esto trae un efecto sanador y liberador que permite tomar la fuerza para la Vida y la claridad para dirigir el rumbo de nuestras vidas. Además la capacidad de amar se amplía y se desarrolla un sinfín de actitudes y habilidades tales como la autoconfianza, la humildad y el respeto que nos llevan a vivir  más plenamente con múltiples satisfacciones, una mayor paz y mayor alegría de vivir.

Recuerda que eres un ser maravilloso y tu vida está en tus manos. Hazte feliz, sonríe y ama.

Bendiciones siempre.

Sony González.