Todos venimos de la Luz.

Acalla esas voces internas que te hablan de separación, guerras y violencia, ya sea  violencia física, verbal, psicológica o violencia de pensamientos.

Lo más importante es reconocer tus temores, porque ellos son el origen de todas tus batallas y frustraciones. En realidad, no hay nada que temer, la liberación interior es posible y mucho más ahora, que cada vez más personas viven en armonía.

Conserva la esperanza. Continua superando el desaliento y la cobardía, lo estás logrando. Los tiempos difíciles están llegando a su fin. No permitas que tus temores te cierren a una nueva vida.

 Cada pequeña contribución personal es importante. Los pensamientos de temor y separación son el dióxido de carbono que contamina la energía de la Tierra. Sustitúyelos por pensamientos de amor y confianza para favorecer el cambio, la nueva era dorada que ya está llegando.

Siéntete dichoso porque es una realidad. No hagas caso de las dudas que quieren confundirte. Es normal que dudes. Eres un ser humano y estás acostumbrado al sufrimiento. Nuestras mentes se resisten a creer que ya se ha terminado, que ahora vendrá la dicha. Creerlo la trae.

Se benevolente contigo mismo. Permite el paso de la duda, pero no permitas que se quede estancada en tu interior. No le concedas mayor importancia que la que realmente tiene. Es un residuo de la antigua energía que aún te acompaña, pero que ya se marcha. Dile adiós. Permite el cambio. Foméntalo con tu intención. Recuerda que eres poderoso. Puedes crear, puedes atraer, puedes vibrar en frecuencias mucho más elevadas.

Vibra en el Amor. Tu verdadero ser y los seres de luz te están impulsando.

Eres un ser maravilloso.

Siempre cree en ti y hazte feliz.

Bendiciones.

Sony González.