Con el trabajo de las Constelaciones Familiares de Bert Helliger, y en el caso de empresas u otro tipo de instituciones, he visto la importancia de honrar a los fundadores para ordenar el sistema y que todo marche bien. Propongo que como comunidad honremos a los fundadores de nuestra ciudad natal, dándoles conscientemente su lugar al reconocerlos de manera individual y de forma comunitaria colocando una placa o edificando un monumento en su memoria. Estoy segura que esta acción realizada desde el corazón y de manera neutral (sin juicios) traerá bendiciones y prosperidad a las ciudades y pueblos.

Me inclino ante su ser.

Gracias.

Sony González.