Tenemos  la libertad de construir el camino que elegimos para nuestra vida, y es nuestra tarea. Somos caminantes que con nuestro amor y con los dones que recibimos podemos tejer nuestra propia vida paso a paso, poseemos todos los materiales precisos, es necesario confiar en que así es.

 

Reanímate y vivifícate sobre la piel de nuestra Madre Tierra, al caminar descalzo ella alimenta tus pies, te acaricia y te alivia de cargas pesadas.

Cuida tus pies, ellos te sostienen y te llevan de aquí para allá.

 

Fortalécete caminando dentro de ti mismo, en ese viaje apasionante.

Eres libre, puedes crear tu ser y tu realidad.

 

Cuida tus pasos, camina con audacia, valor y mesura así crecen tus alas y el camino será un vuelo.

Toma fuerza para los caminos de subida y ten comprensión en los de bajada para enriquecerte con los aprendizajes. Que no haya resbalones, aprende a avanzar en caminos planos.

 

Recuerda que tú eliges por donde caminarás, tienes el apoyo y la protección y considera que el primer paso es la humildad.

 

Invoca y visualiza el poder para caminar un buen camino, para evolucionar y regresar al origen.

 

Gracias por todo lo que hay en nuestras vidas, sí a todo tal cual es.

Recuerda también que eres un ser maravilloso, eres luz, eres amor puro.

Bendiciones.

Sony González.