Comenzaremos con una sorprendente revelación y un meollo de verdad sobre el dinero que se aplica a todas las circunstancias: EL DINERO ES UNA ILUSIÓN. Aprendimos algo de esto la semana pasada. Así que para tomar esta noción más profundamente, sólo recuerda que las monedas y los billetes que circulan son simplemente símbolos que representan la energía de otra persona. Lo único real de la moneda es la ENERGÍA que representa. Desde este momento comienza a referirte al dinero como corriente… ¡ENERGÍA CORRIENTE!

 

Moneda corriente (en inglés “currency”) es el nombre dado a símbolos o certificados que representan un incremento de energía. Su palabra raíz es “currency” (la traducción de esta palabra tiene muchos significados: corriente como común y como circulante, presente, del día, de la actualidad.). Una corriente es algo fluido, o que fluye. La moneda corriente representa el flujo de energía. “Currency” significa “estar en el momento presente” y la palabra “current” significa “actualizado”. Para poder entender el diseño magnífico de Dios, aunque sea levemente, debes entender que la base del flujo es “MOVIMIENTO EN EL MOMENTO”. Dinero/Energía/AMOR deben permanecer fluyendo para que vivan y continúen alimentando la vida. Mientras fluyen, muchas vidas son nutridas y enriquecidas. Mientras estés ayudando a mover la moneda corriente a través de la conciencia, estás participando en un estado iluminado de flujo, viviendo en el momento de “ahora”, y viviendo en el plan perfecto de Dios.

 

Cuando el flujo de energía es detenido o restringido tanto al salir como al entrar, el resultado es la construcción de presión o enfermedad (enfermedad en inglés como deseasee, falta de ease, de facilidad). Algunas personas mantienen un foco o acumulan más de lo que alguna vez usarán porque tienen miedo de quedarse sin nada. Esto causa una forma de presión en el cuerpo. Otras personas enfocan su energía en el pasado, donde reviven el dolor sufrido por no tener lo suficiente. Y debido a que su energía se detiene ANTES de convertirse en “corriente”, quedan detenidos en ese sufrimiento arraigado. De todas maneras, no es ni la falta de lo suficiente ni la acumulación del sobrante lo que contribuye a la presión destructiva en nuestras vidas, sino las HISTORIAS que nos contamos a nosotros mismos. Si sientes que tienes mucho en tu vida, automáticamente harás elecciones para ti que reflejen abundancia. Si hay un miedo de que tus necesidades no se satisfagan, automáticamente harás elecciones que reflejen ese sendero temible. Es COMO te VES en tu historia lo que contribuye a más de lo mismo.

 

Hace mucho tiempo aprendí que nunca estamos separados de Dios, y una vez que empecé a VER mi vida como si YO FUERA Dios comencé a ver toda la bondad y abundancia que este universo tiene para mí y para todos. Luego de haberme pasado la mitad de mi vida creyendo que estaba separada de Dios y como una víctima de la influencia sin misericordia de Dios (¿recuerdan la historia del auto?) en un momento dramático, lavado por la lluvia y lleno de lágrimas, todo eso cambió cuando le ordené a mi vida que fuera diferente porque proclamé que no toleraría menos. Hasta el día de hoy, veo al Amado en todo aspecto de mi vida. Como resultado de ello, puedo manifestar todo lo que quiero. Es muy importante ser muy claro y muy consciente acerca de lo que quieres, pues lo obtendrás. Si reconoces que estás sufriendo debido a la falta en tu vida, falta de salud, de dinero, de comprensión, etc., estás conscientemente experimentando la CREENCIA subconsciente de que estás separado de Dios. ¿Te das cuenta cuánta energía lleva reforzar esa creencia subconsciente? Es como cuando dices una mentira, y luego debes almacenar la memoria de esa mentira para recordarte mantenerla otra vez. Si dices la verdad, no hay nada que almacenar. El recuerdo está allí al alcance. Mantener una creencia de que estás separado de Dios es como tratar de nadar contra la corriente. NO PUEDES ESTAR SEPARADO DE DIOS. No es posible. Así como ese famoso billete de $5 tocó muchas vidas, la energía de Dios nunca se detiene y nunca, nunca hay un vacío que no esté llenado por Dios. Así que presta atención cuando tu energía se detiene y cuando fluye y si te sientes desconectado de la paz, el amor y la plenitud, es probable que te hayas olvidado de que eres Dios y has detenido temporariamente tu propio flujo.

 

Meditación guiada

 

Respira profundamente, limpiando tu interior y los ojos de tu mente (tu imaginación) haz una conexión con tus pies en la tierra y tus brazos en el cielo. Estás parado como un águila desplegada y desde esta posición puedes ver un vasto río en la distancia. Mientras comienzas a respirar profundamente, sientes que eres elevado del suelo y que suavemente estás en el aire. Encuentras que necesitas ajustarte a la sensación de volar, y, por unos pocos minutos, das vueltas y alineas tu cuerpo y tus ojos para que puedas experimentar esta nueva sensación de libertad. En unos pocos minutos ves que estás volando hacia un vasto río, un río que fluye unos cerros más abajo, y que hasta ahora no podías verlo porque la cima de los cerros no te dejaba. Te das cuenta de que estás muy atraído hacia el río y vuelas directamente hacia él.

 

A medida que te vas acercando, te das cuenta de que no estás viendo un río de agua, sino un río de dinero, billetes y monedas rodando en espiral en flujo por debajo de ti. En total asombro te das cuenta de que este río ha estado tan cerca de ti que podrías haber venido cada vez que necesitaras dinero y podrías haber tomado la cantidad que desearas. Sin poder creerlo, abres y cierras los ojos y miras alrededor como si estuvieras esperando que alguien te impidiera estar cerca del río pero no hay nadie a la vista.

 

Puedes ver la corriente en movimiento alimentada por muchos arroyos pequeños, algunos provenientes del este, algunos del sur y algunos del norte. El río fluye hacia el oeste donde puedes ver que todos los arroyos se convierten en un gran mar de moneda corriente.

 

Repentinamente eres urgido a aterrizar y dejar caer tus piernas en el río. Una vez que tus piernas están bien, te das cuenta de que el río fluye a través de tu cuerpo sin resistencia. Sólo para probar la realidad del río, extiendes tu mano y tomas un puñado de billetes y monedas. Miras tu palma y ves que es justo lo que necesitabas hoy. Piensas tomar más, pero algo te detiene. Te das cuenta de que como este río está siempre fluyendo con una corriente abundante, no necesitas agarrar más de lo que necesitas hoy. Elevas tus piernas y vuelas de nuevo a tu hogar. Respiras profunda y relajadamente, te despiertas y te sientes refrescado y alegre.
CREADORA SHARA GADNER
Publicado por María Elena Syro P- Cali, Colombia
Para  Meditaciones en el Mar Rojo