Diré algo general acerca de cómo se trabaja con una pareja.

La relación de pareja es la relación más grande. Nadie debe inmiscuirse en ella. El procedimiento es que trabajo con el mayor respeto con la pareja, es decir principalmente que respeto sus secretos. No pregunto por los secretos. Eso les pertenece. La pareja puede guardar sus secretos.

¿Cómo se sienten si les digo esto? Se pueden sentir seguros conmigo.

Si uno de los dos quiere contar algo sobre el otro, algo privado, yo lo paro de inmediato. Siempre me pongo del lado de aquel del que se habla.

Siempre hay cosas públicas, por ejemplo si uno de los dos ha tenido una relación anterior, o cuántos niños hay, si hay hijos de otra relación. Esto es público y estas cosas las pregunto. Pero no más.

En una constelación, algo oculto surge a la luz. Eso es algo diferente. Sale a la luz algo oculto gracias a otra fuerza, que tiene su efecto. Esta fuerza saca a la luz algo con el propósito de siempre: saca algo a la luz que pertenece ahí, de tal modo que lo que falta pueda integrarse nuevamente. Sale a la luz gracias a un movimiento.

Ahí, yo no pregunto nada, simplemente se hace ver y esto basta. La pareja sabe de qué se trata. Yo no lo tengo que saber. Por eso, nunca preguntaría a una pareja cómo se siente después de una constelación. Esto no me interesa. Sea lo que fuere lo que se muestre, yo lo respeto.

Y eso toma su propio camino.

Tengo preguntas estándar para parejas. Os comento cuales son, aunque no las voy a hacer aquí.

Primero: ¿estáis casados, cuánto tiempo, tenéis hijos, cuántos y de qué edad? Preguntas normales. ¿Ha habido relaciones anteriores, hijos de esas relaciones? Eso ya es todo.

Más no necesito preguntar. Todo lo demás surge en la constelación.

¿Hay preguntas al respecto?

Pregunta: ¿Les preguntas cual es su deseo o lo que quieren para sí?

Hellinger: No. Siente en ti lo que he dicho. ¿Te sientes mejor con esto, o peor? Mejor, eso es. Porque es parte del respeto. Manteniéndonos retraídos, nos conectamos con otra fuerza.

Aquí, no voy a preguntar nada, confío en la constelación.

Otra pregunta surge. ¿Trabajamos directamente con la pareja, colocándose ellos, o yo los coloco, o se hace con representantes? En regla general, es más útil a través de representantes, para que ellos puedan relajarse y observar.

¿Qué hago ahora? Escojo a una mujer para ella. Empiezo con una persona.

Constelación.

No es tan fácil con la relación de pareja. En ella se concentra la vida de la forma más densa, en ella no hay desvío alguno, todo tiene un efecto inmediato.

 

Pregunta: Mi esposo es alemán. Noto una nerviosidad grande en mi familia.

Hellinger: ¿De dónde provienes?

Mujer: De México.

Hellinger: En las relaciones de pareja, hay un orden fundamental particular. Cuando la pareja viene de países diferentes, para lograr la relación de pareja la mujer le sigue al marido a su patria. Y los hijos tienen el permiso de seguir al padre a su país de origen. El idioma del padre, la cultura del padre, la religión del padre a veces, tienen primacía.

Es la mejor solución para todos en regla general. Es una pura observación, no tiene nada que ver con una ideología.

¿Y para los hijos? Ellos tienen dos patrias, la del padre y la de la madre, pero tiene precedencia la patria del padre.

Imaginad que la mujer le dice al hombre: te sigo a tu país. ¿Cómo se siente el hombre? Muy respetado. Es algo muy especial cuando la mujer le dice esto al hombre. ¿Qué efecto tiene esto sobre el amor del hombre? Sentid lo que significa eso. Tanto más está él dispuesto a servirle a ella. Es una ganancia para todos.

¿Está claro para ti?

Mujer: Es muy fuerte para mí, porque yo estoy ahí, estoy en Alemania.

Sophie: Tal vez lo hiciste, pero no con amor. Cuando el amor es lo suficiente grande, no puede ser tan terrible cómo lo mencionas.

Hellinger: Algo más tiene importancia aquí. Lo decisivo en una pareja lograda es que abandonan sus familias. Si tu marido, ahora, está junto a su familia, está difícil. Cada uno se aleja de su familia, y ambos se encuentran en un lugar lejos de las familias.

¿Tienes la respuesta ahora?

 

Bert Hellinger.

Barcelona 2009, Entrenamiento Intensivo.