La realidad es que, en nuestras  vidas, nos son impuestos dos parámetros:

  1. Nuestros padres. De ningún modo los podemos cambiar.
  2. El destino que esto conlleva.

Para cada uno de nosotros, la vida es un reto. Lo vemos ya en el hecho de que actuamos de forma determinada aunque no lo queramos, y lo que deberíamos cumplir a veces no nos resulta, y por ello pagamos un precio alto.

Llevamos una vida de infeliz expiación y soledad. A veces, esto nos hace sacrificar nuestra felicidad, nuestras relaciones de amor, nuestra salud y nuestra vida sin siquiera conocer o poder nombrar el verdadero motivo por ello.

Si a usted esto le suena algo conocido y se siente implicado, la participación en seminarios de constelaciones ofrece oportunidades reales de desarrollar nuevas maneras de ver y de actuar, llevando a poder retirar lo mejor del destino propio. Los padrones repetitivos de su vida cogerán de repente sentido, particularmente en el ámbito de las relaciones de pareja. Podemos reconocer las influencias que nos llevan al fracaso, cargando nuestra vida privada así como la profesional. Literalmente, se nos hace luz y una comprensión profunda se extiende en nuestro interior con respecto a nuestro sufrimiento inexplicado, anímico y físico.

La constelación de familia es una orientación y una ayuda para salir de la trágica historia familiar y volver a encontrar un orden para luego acceder  con calma y entrega a la paz personal, a la felicidad, al amor y al éxito.

El trabajo de constelaciones es filosofía de vida aplicada, una ayuda para la vida y el amor.

De corazón a corazón,
de persona a persona

Bert Hellinger ha ampliado extensamente la constelación familiar conocida hasta ahora y describe su forma avanzada como “Andar con el alma y andar con el espíritu”.

Esta nueva constelación no se limita al trabajo sobre la familia y representa un proceso sanador y reconciliador a nivel del alma, en el que se sondean profundidades inaccesibles en el pasado. Esta forma de constelación lleva a encontrar soluciones para las causas de las dificultades en la vida. Puertas se abren hacia posibilidades desconocidas. La constelación es una propuesta hacia la reconciliación y la paz, no es terapia.

Se ha visto repetidamente que es positiva la presencia de varios miembros de una misma familia durante un seminario.

“Dejad que los niños difíciles vengan con vosotros a los seminarios, porque ellos son quienes más aman. Les dedico todo mi amor porque, a causa de su amor ciego, son los que se encuentran en la mayor urgencia, así como sus padres. A la vez, son los que más aman.”

Gracias a las constelaciones, se solucionan problemas que,
de generación a generación, son transmitidos como una herencia,
impidiéndonos realizar nuestra propia felicidady nuestra vida en todo su alcance y fuerza.

“¡Con gusto te construyo un puente,a ti te toca cruzarlo!”

Bert Hellinger

http://www.insconsfa.com/arth_ayuda_vida.shtml