Del curso en Berlín 10.-12.2010

Nos movemos continuamente en imágenes internas. La mayoría de estas imágenes se dirigen hacia atrás, hacia anhelos y experiencias de nuestro pasado. Otros se dirigen hacia el futuro, si bien éste aún no está. Todas estas imágenes y los sentimientos unidos a ellas se oponen al actuar en el ahora.

   En el siguiente ejercicio vamos a aprender a dejar atrás esas imágenes. Nos hacemos libres para lo nuevo en el instante, ahora. 

Las imágenes interiores

El primer paso:

Dejo que mis imágenes interiores transcurran frente a mí como una película, sin permitir que con ello afloren mis sentimientos. Sólo soy un espectador.

El segundo paso:

Al cabo de un rato, cuando mi película termina, la vuelvo a rebobinar, tal vez algo más rápido que cuando avanzaba.

El tercer paso:

La misma película la dejo avanzar nuevamente, sin ligarme a ella. La miro como desde lejos.

El cuarto paso:

Vuelvo a rebobinar la película, también esta vez algo más rápido.

El quinto paso:

Ahora le doy la espalda a la película, doy unos pasos hacia adelante, dejando atrás mis imágenes internas y me dirijo hacia una nueva amplitud en el aquí y ahora.

El sexto paso:

Exhalo liberado.

www.hellinger.com