Sonia González

Hola queridos lectores, gracias por sus comentarios y preguntas que me llevan a compartir la experiencia de Dan para reflexionar un poco en el tema del amor en la relación de pareja porque como ella podemos tener un momento en que estemos sintiendo dolor y enojo ó pensamos que no amamos a nuestra pareja pero así como cuando vemos que alguien es fuerte podemos reconocer la fuerza que hay en nuestro interior y como cuando alguien nos sonríe con cariño vemos que respondemos de manera afectuosa y reconocemos el amor que se encuentra en nuestro interior, así le sucedió a Dan, al ver amor en los ojos de su pareja y al escuchar te quiero, ella pudo reconocer el amor que también siente por él. Dan proyectaba su desamor en él, estaba convencida de que él no la amaba y alimentaba esa idea la frustración que siente porque como toda pareja él no le da todo lo que ella necesita y quiere que él cambie.

Pensamos que seremos felices cuando nuestra pareja cambie pero eso es ilusorio, no podemos cambiar a nadie. Por otro lado somos el reflejo de las personas con las que nos relacionamos, los iguales se atraen, así que atraemos lo que hay en nuestro interior y al fijarnos en la otra persona dejamos de vernos a nosotros mismos y la única persona a la que podemos cambiar es a nosotros mismos. Dan al igual que muchos pensamos que ese alguien especial nos harán felices ó resolverá nuestros problemas pero si éramos infelices antes seguiremos siendo infelices, o como en el caso de Dan si necesita que su pareja tenga más ingresos para sentirse suficientemente protegida, aunque él los tenga, ella se seguirá sintiendo desprotegida porque la realización y completud personal procede de su interior y si allí hay vacíos y heridas por asuntos no resueltos no lo logrará. Es necesario que se sienta feliz en su vida personal y social.

Toda pareja es perfecta uno para el otro ya que uno pone en marcha al otro y viceversa y porque lo que importa es que ambos sanen sus aspectos heridos. El amor nos pone en puerta todo lo que necesitamos para sanarnos porque ellos activan esas cuestiones pendientes. Dan tuvo un padre alcohólico que se le dificultaba responsabilizarse económicamente y eligió un esposo muy parecido que le hace revivir el dolor de la desprotección paterna para sanarse, así como otros miembros de nuestra familia se convierten en maestros que nos hacen buscar una solución para que esas relaciones funcionen, estos problemas nos llevan a descubrir que la solución es reconocerlos tal y como son y llegar a amarles así tal cual son y además en el camino cada uno tendrá que aprender diferentes lecciones para pulirse y lograrlo.

Mira con los ojos del corazón para que tu inteligencia viva perciba la realidad que sale a luz y no ofrezcas resistencia a lo que es, deja ser al momento presente y acepta la naturaleza cambiante de todas las cosas. Cuando ya no dependes de que las cosas sean de cierta manera paradójicamente las condiciones mejoran en gran medida y como si fuera un milagro lo que necesitas llega sin esfuerzo y tú permaneces libre, desaparece la dependencia, el temor a la perdida y te dejas fluir.

¡Lo mejor! Escribe o llama.