Sonia González.

Hola queridos lectores,  compartí la importancia de escuchar los deseos más profundos como impulso para trascender las ideas que nos provocan problemas y para mejorar la relación de pareja. Hoy abordaré la grandeza y la congruencia ya que nuestra grandeza surge al ser y actuar de acuerdo a nosotros mismos siguiendo nuestros talentos, deseos o intuiciones. Emerson señala que “es un signo de auto respeto escuchar  la dirección que nos guía hacia nuestra expresión de grandeza en el mundo. Así el respeto a uno mismo atrae y se dirige hacia la integridad de nuestro ser en lugar de estimular nuestra idea de carencia en la relación y en la vida.Ésta lealtad a uno mismo provoca fuerza que da energía a la relación de pareja al compartir la inmensa alegría de vivir.

Vivir para el ser humano es lo más grande y cierto que sin duda alguna puede hacer, quizás por ello Lepp dice que “la existencia es lo que constituye la esencia del hombre, una existencia en la que cuando va a lo más profundo de su ser anhela llegar a una mayor autenticidad, satisfacción, felicidad y plenitud y entre más auténtico y consciente sea, los sucesos de la vida misma los vive de manera más liviana y el profundizar en el sí mismo, más intenso.

Si desarrollamos y expresamos nuestros talentos nos sentimos integrales lo cual podemos confirmar preguntándonos si disfrutamos hacer las cosas que hacemos bien o sí al estar realizando lo que nos apasiona la personas se acercan a nosotros, Emerson dice que este es el talento natural: una capacidad guiada por la pasión, que estalla desde dentro y atrae a los demás. Al asumir la valentía para desarrollar nuestra capacidad de creación y al sentir la pasión por lo que hacemos nos protegemos contra la adicción afectiva y nos preparamos para amar a nuestra pareja.

Para Emerson grandeza es poder actuar desde la totalidad y aunque estamos imposibilitados para actuar siempre como un todo, al integrar nuestras partes rechazadas y enterradas se nota que de nuestro interior emerge una fuerza nueva. La grandeza aparece cuando todas nuestras partes trabajan al unísono en forma conveniente y coherente, y aunque este proceso dura toda la vida, cada paso que damos hacia la totalidad nos acerca a la grandeza y lo que tenemos que hacer es comprometernos a desarrollar nuestra más alta naturaleza desarrollando nuestra vocación y misión, abrir nuestro corazón, escuchar a nuestro espíritu y realizar lo que permita emerger nuestra poderosa naturaleza. Emerson añade que este tipo de grandeza reporta la alegría y satisfacción que viene de vivir la vida a nuestra máxima capacidad.

Al conocernos sinceramente, expresarnos ciertamente y realizarnos positivamente experimentaremos la energía divina de la cual todos somos una parte y podremos enriquecernos en la relación de pareja de manera satisfactoria y  recíproca.

La congruencia se va logrando al volvernos más conscientes y al tomar nuestro camino de luz en donde damos un servicio a favor de la vida, así tenemos fuerza del espíritu, nos movemos más fluidamente al no estancarnos en lo que no consideramos importante ni buscamos aferramos para sentirnos protegidos o protectores, logramos decir te amo sabiendo que podemos prescindir de la pareja. Esto atemoriza a los inseguros y dependientes pero así se ama con una paz especial aunque no sea perfecta, como dice Riso, hay deseo pero no adicción. ¡Lo mejor siempre!