Sonia González.

El ser humano es libre, tú eres libre y entonces puedes elegir el tipo de relaciones que te gustaría tener sabiendo que implica compromiso contigo mismo para liberarte y trabajar de manera continúa para lograrlas. Y como una verdadera elección requiere consciencia es muy importante irnos liberando de nuestras programaciones mentales para que cada vez estemos más capacitados para vivir en el momento presente con lo que va sucediendo y dejar de “elegir” en base a lo que creemos que debe ser de acuerdo a otros.

Todos los seres humanos actuamos y vivimos lo mejor que podemos y aún así muchas veces nos sentimos atorados o confundidos pero si sacamos a la luz la raíz de un problema, es decir, si reconocemos los eventos del pasado que todavía nos afectan los podemos dejar ir. No podemos dejar ir lo que no se reconoce, podemos negarlo o reprimirlo pero ahí está dentro de nosotros, ahí sigue en nuestro corazón junto con un cúmulo de ideas grabadas y en base a ellas “elegimos” y actuamos en lugar de hacerlo en base al presente. Por ello Tolle dice que para los que no pueden estar plenamente presentes la mente condicionada dirige su vida.

¿Y de qué nos tenemos que liberar para realizar una verdadera elección? De todo aquello que nos dolió cuando éramos muy pequeños porque todos los padres son seres humanos actuando también con diferentes grados de inconsciencia y aunque no tengan intención, nos dañan, no pueden darnos lo que no tienen aunque todos hagan lo mejor que pueden. Ellos también son imperfectos y no es problema nuestro, ni ayuda seguirlos juzgando, eso hay que dejarlo con ellos, porque la responsabilidad de su vida es solo suya. A nosotros como sus hijos nos toca sólo reconocer que son nuestros padres y que nos dieron lo más grande que tenemos, que es la vida. Cuando plenamente te das cuenta de ello y de que el dolor que sientes es por haber esperado padres diferentes, por anhelar padres que pudieran haber satisfecho tus necesidades y que los has juzgado, el resentimiento ya no tiene cabida, se disuelve misteriosamente. Y cuando esto sucede, puedes tomarlos y llenar tus vacíos, situación que te planta en la vida con una tremenda fuerza y confianza.

Tú como ser humano no sólo eres una mente, eres mucho más que eso y mucho más que un cuerpo y que unos sentimientos. Eres un ser total hecho a semejanza del creador y de la creación. ¿Te puedes imaginar el enorme poder de creación que tú tienes? La elección en base a lo que quieres y necesitas cada momento de tu existencia es la clave para que construyas el mundo de acuerdo al ser que realmente eres.

Si te sigues dejando controlar por tu mente vivirás con inconsciencia, es decir con miedo, conflictos y sufrimiento.

Cuando nuestro ser interior está limpio somos inocentes, sinceros, somos nosotros mismos, pero también somos sabios pues hemos aprendido a vivir en armonía con nosotros mismos y con los demás y quien es sabio es feliz.

¡Lo mejor!