En sus libros, Carlos Castaneda habla de un shaman, Don Juan. En uno de ellos, Don Juan describe los enemigos del saber, cuatro enemigos. ¿Os parece que os los nombre?

El primer enemigo del saber es el miedo. El que ha superado el miedo ya no puede perder el saber.

Luego viene el segundo enemigo, la claridad.

El que ha superado la claridad se encuentra con su tercer enemigo, el poder.

El que vence a éste, se enfrenta con su último enemigo. Éste no se deja vencer del todo. El último es la necesidad de paz.

Voy a aclarar lo que digo, para que sea más explícito.

Bueno, ¿Cuál es el miedo en los que hacen este trabajo, cual es su peor miedo? Es el miedo a lo que otros dirán de ellos. ¿Lo podéis sentir? Si hubiera tenido este miedo, no me habría tocado describir este trabajo ni propagarlo. Este miedo es de lejos el más difundido. Con este miedo, permanecemos como niños.

Otro miedo es el de perder clientes. Cuando alguien tiene este miedo, ¿pensáis que el espíritu lo llevará hacia otros nuevos descubrimientos y nuevas aventuras? Aquí se da un paso decisivo: la superación de aquel miedo también.

Otros temen lo que va a pasar con las constelaciones familiares cuando Hellinger se muera. ¿Qué puede pasar? ¿Qué pasaría conmigo si tuviera esta angustia?

Los hay, y son muchos, que quieren ser recordados después de fallecer. Hacen algo de su vida para proteger su patrimonio, incluyendo su patrimonio espiritual ¿Acaso se encuentran todavía en un movimiento del espíritu? ¿Acaso están abiertos para otro descubrimiento? Este miedo tiene muchas facetas.

Yo tengo una necesidad interior muy profunda y me siento a gusto con ella. Necesito profundamente que se me olvide. Entonces, puedo estar libre, totalmente libre.

Pues bien, esto es el primer enemigo del saber, el miedo. He superado este enemigo, ampliamente. Aquí también está todo limitado. ¿Queréis que siga contando de los enemigos del saber?

El que ha superado el miedo ya no puede perder el saber. El que ha ido más allá del miedo ha dado un paso determinante. Ha ganado la claridad. La claridad no la puede perder porque ha vencido el miedo. Sin embargo, la claridad es su próximo enemigo. Por ejemplo, establece firmemente lo que en el aprendizaje es correcto o errado. Y decide un currículo al que todos deben conformarse, al que yo por supuesto también me debería conformar. Así pues,  la claridad se delimita y luego es calificada de clásica. De ahí en adelante el saber alcanzado progresa poco.

El que se enfrenta a este enemigo, sobrepasando cualquier claridad y buscando ir más lejos hacia lo nuevo y hacia lo más grande, podemos decir que ha vencido el enemigo”claridad”. Al vencerlo, gana poder de muchas maneras.

Ahora le toca superar también a este enemigo y  renunciar al poder.

Por ejemplo, ceder el control y desarrollo de más fuerza. Esto es un estado dichoso. El que ha superado el poder vive despreocupado, sin ansiedades porque está guiado y llevado por fuerzas potentes.

Entonces llega el último enemigo, la necesidad de paz. La tuve con 65 años. He superado este enemigo, hasta ahora está superado.

Bert Hellinger.

http://www2.hellinger.com/backup/bert-hellinger-international/espanola-es/sciencia/la-nueva-constelacion-familiar/

http://www.insconsfa.com/articulos/barcelona.html