¿Qué es lo que en algunas personas se opone a la felicidad y a la capacidad para tomar la vida?

Las personas que se niegan a tomar su vida y su felicidad es por la conciencia, llamada así por Bert Hellinger. Esta conciencia es la que nos transmite una sensación de inocencia y nos sentimos buenos o buen hijo cuando estamos dispuestos a sufrir por otros sin que para estos eso realmente signifique un alivio ni les sirva. Cargamos algo de ellos pero ellos también lo cargan, realmente no ayudamos a nadie. Nos sentimos culpables cuando tomamos la vida y somos felices. Por ello Hellinger opina que la vida plena y feliz es un logro del alma. Y se paga un precio por ella, esa sensación de culpa.

La sensación de regocijo surge cuando he tomado a mis padres, y eso como un todo, tal como son. La persona que toma a sus padres de esa manera, comprueba que todo lo bueno que ellos tienen fluye desde ellos hacia su propio interior, y que todo aquello que la persona temía o negaba queda afuera. La persona que logra esto siente cómo se incrementa su sensación de felicidad.

Mucha gente, en el fondo es feliz en sus problemas y es una felicidad muy profunda porque  en la desgracia se siente unido a otros y además siente que pertenece. La felicidad plena, hace que uno se sienta solo, solo y diferente.

Si queremos tomar el camino de la felicidad necesitamos desprendernos de algo y eso da miedo,  también necesitamos desligamos de muchas otras cosas y de lo más estrecho pero por este camino de la felicidad podemos llegar a un nivel superior y nos unimos a algo más grande, ¿vienes?

Sony González.

Fuente: El manantial no tiene que preguntar por el camino

Bert Hellinger

Editorial Alma Lepik