Recientemente. .. me encontré con una persona, considerada por muchos como alguien que no tiene paciencia y que algunas veces se expresa de manera muy estresada.

Aquel día ella procedió de ese modo conmigo… se comportó de forma grosera… así, sin más. Claro está que me asusté, y casi me estaba poniendo triste, pero… me acordé de que aquello era mi forma de ver a esa persona, y no lo que ella era en realidad…

Permanecí en silencio y mentalmente he pedido perdón por estar viéndola de aquella forma. Y también pedí al “Niño” (subconsciente) que se conectase con la Divinidad a fin de pedirle la curación de todos los pensamientos erróneos, que daban lugar a que viésemos en aquella persona cualquier otra cosa que no fuese un Ser de Luz…

“¡Lo siento mucho! Te amo…”

Fue increíble cómo, al sentirme responsable, lo cual es muy distinto de culpable… iba naturalmente mirando a aquella persona con otros ojos… la energía entre nosotras se iba aligerando y toda la agresividad que ella había manifestado en sus palabras se iba reemplazando por un estado de calma… Miré para aquella mujer con un Amor que antes no era muy fácil de pasar, debido al genio suyo que… yo había ya cristalizado dentro de mí como ‘no accesible’… Y ella se volvió suave para conmigo… y empecé a verla como una criatura un poco asustada que me inspiraba compasión.

Así ha venido siendo cada día… y cada día me sorprendo más de lo mucho que abarca esa liberación que proviene de la práctica del Ho’oponopono… Lo que me ha encantado es que… esa cura no necesita de la mente consciente, a no ser para la petición… porque quien cura es la Divinidad en cada cual… Intentar alcanzar la cura a través de la mente racional sólo nos aprisiona todavía más y más… en esa sofisticada máquina de crear problemas que es la mente racional.

Ya no hay necesidad de procurar, por los intrincados caminos de la mente… hacer aquellas extensas conexiones, intentando comprender por qué está sucediendo aquello… dónde está la causa… etc. etc. Con la mente racional nunca llegarás a saberlo. No hay manera.

Al experimentar los resultados obtenidos con la práctica del Ho’oponopono, empezamos a sentir cada vez más confianza en esa entrega… y a cosechar los frutos de recibir inspiración de la Fuente.

http://cusihuasi.ning.com/group/hoponopono/forum/topic/show?id=3538070%3ATopic%3A162&xgs=1&xg_source=msg_share_topic