Un día, dos amigos -también pueden ser amigas- se encuentran en el camino. Uno de ellos regresa de vacaciones y el otro le pregunta: “¿Cómo te fue?”.

El otro le responde: “Muy mal. Todo resultó pésimo y el viaje realmente fue una porquería”. Nuevamente, el primero en preguntar le interroga: “Y tu casa, ¿qué tal la has encontrado?”. Ante esto, el otro contesta: “Muy mal. Todo está pésimo y la casa realmente es una porquería”.

Otro día, dos amigos se encuentran en el camino. Uno de ellos regresa de vacaciones y el otro le pregunta: “¿Cómo te fue?”. El otro le responde: “Muy bien. Todo resultó estupendo y el viaje realmente fue maravilloso”. Nuevamente, el primero en preguntar le interroga: “Y tu casa ¿qué tal la has encontrado?”. Ante esto, el otro contesta: “Muy bien. Todo está estupendo y la casa realmente es una maravilla”.

¿En qué área de tu vida cotidiana te gustaría modificar tu visión?

Sony González.

Relato tomado del libro: La Misteriosa Energía de Nuestras Manos de Sophie Hellinger.