A veces nos hemos ido de casa sin haber tomado del todo a alguno de nuestros padres o a ambos y vamos por la vida desnutridos y débiles emocional, mental y espiritualmente.

Después de este logro y este regalo podremos seguir adelante a más y a mejor calidad de vida. Solamente solos podemos ser uno y el todo porque el todo habita en lo más pequeño y comparados con el Cosmos somos muy pequeños. Necesitamos emprender nuestro vuelo solos pero habiendo tomado a nuestros padres, después como nos recuerda Sophie Hellinger, olvida a tus padres y acércate, abandona a tu padre y a tu madre y ven. Si los tenemos en el corazón da igual dónde nos encontremos en el mundo.

Si es tu caso, puedes disponerte a tomar verdaderamente a tus padres para que después puedas seguir tu vuelo con mayor fuerza y plenitud. Y así cuando sientas que es el momento puedas decirles…

Adiós Papá, adiós Mamá, me voy a una vida nueva, los llevo en mi corazón, gracias por la vida. Los amo.

Sony González.

Referencia: La Misteriosa energía de nuestras manos. Sophie Hellinger. Editorial Grupo Cudec. 2012.