Partiendo de que todo lo que utilizamos para adornar nuestro cuerpo en realidad encierra un mensaje, me paro a analizar el fenómeno de los piercings.

Tras numerosas conversaciones con portadores y portadoras de piercings, llego a una conclusión y es que en la mayoría de las ocasiones (no en todas) el mensaje que este adorno que se lleva en el cuerpo empieza por:

“Soy libre…”

 

Debajo del mazo está el hecho de que antes de hacérselo, no eran libres. ¿Por qué? porque eran de papá o de mamá. Al llegar el momento de demostrar al grupo que el cuerpo les pertenece, lo hacen a voz en grito con señales colocadas en distintas partes de la anatomía.

Y ahí viene la segunda parte del mensaje, pues esta apuntará hacia la cárcel que le privaba de libertad. Por ejemplo:

-En el ombligo “… del lazo de unión con mi madre

-En la oreja “… de poder recibir lo que quiero

-En la nariz “…de la autoridad paterna

-En el labio “…de alimentarme a mi modo”  En el labio inferior en lo sensual y en el superior en lo intelectual.

-En la ceja “…de expresar mis emociones

-En la lengua “de decir lo que quiero

http://planocreativo.wordpress.com/2008/04/07/el-mensaje-de-los-piercings/