Somos obedientes

A un nivel más o menos consciente, somos muy obedientes a las órdenes que nos dieron nuestros padres. Cuando desobedecemos, fracasamos.

Lo ejemplificamos en cuatro tipos de fracasos:

Fracasos intelectuales: no logras los estudios que deseas.

Orden: “Tienes que ser abogado como tu padre”.

Consecuencia: Cuando estás a punto de lograr la licenciatura en psicología, tienes un accidente.

Fracasos emocionales: no logras una relación emocional satisfactoria.

Orden: “Nunca encontrarás a alguien que te quiera”.

Consecuencia: Cada novio que tienes, termina dejándote.

Fracasos creativos: no logras ser padre o madre/ no logras expresar tu arte.

Orden: “Los hijos sólo traen problemas”/”los artistas son unos muertos de hambre”

Consecuencia: Te buscas una pareja estéril/En tu primera exposición se queman los cuadros.

Fracasos materiales: no logras ganar el dinero que mereces con tu trabajo.

Orden: “El dinero es algo sucio”.

Consecuencia: Cuando estás a punto de prosperar en tu negocio, haces una inversión equivocada y lo pierdes todo.

Busca en qué fracasaste y reflexiona: ¿Estoy obedeciendo a alguna de las órdenes que me dio mi familia?

http://planocreativo.wordpress.com/2010/02/27/somos-obedientes-2/