Tag Archive: el deseo


Sonia González

Hola queridos lectores, que este tiempo sigan abiertos al  cambio, hacia algo mejor y hacia mayor disfrute en sus relaciones.

Les he estado compartiendo una investigación para lograr disfrutar el amor en las relaciones de pareja en donde se observa que  algunos no se atreven a reconocer lo que en verdad desean en la relación para no dar el paso consecuente. No se aventuran a reconocer lo que en verdad desean por miedo a comprometerse más, por temor a ser decepcionados, por miedo a expresar sus sentimientos, etc. Pueden pasar días, semanas o años sopesando las iniciativas con tanto cuidado que para cuando por fin aclaran su mente las opciones ya no pueden alcanzarse.

Cualquiera que sea el motivo, el miedo a darse cuenta de los propios deseos, crea una dificultad para el acto de voluntad. Es necesario valorar con honestidad que es lo que en realidad se desea porque como dice Yalom el deseo de lograr algo valioso es el motor primario de la conducta para iniciar una acción, agrega que el deseo comporta un afecto y una fuerza por lo que se requiere dejarlo sentir para crearlo sino se atrofiaría todo el proceso de su voluntad.

Para focalizar el rumbo de la relación de pareja es fundamental tener consciencia de los deseos individuales para comprometerse ya que tienen la función orientadora que dirige y moviliza. Un deseo es como una moneda lanzada al futuro. Yalom explica que las personas depresivas o los que no tienen deseos tampoco tienen porvenir. Los deseos dan sentido a las sensaciones y sentimientos.

¿Y que está atrás del deseo? De acuerdo a Chopra la intención es la fuerza flexible y poderosa que está detrás del deseo y se activa con la información mental. Esa energía mantiene como condición para crear tu futuro, que estés intensamente comprometido con tu deseo, que sea deseo sin apego al resultado y viviendo centrado, es decir,  estando presente y sereno aceptando el momento tal y como es.

Sólo cuando una persona sabe a fondo lo que quiere puede forjar el eslabón principal en la cadena de acontecimientos que componen su propia vida, ´para alcanzar un máximo de satisfacción hay que saber volverse como el girasol en la dirección acertada y avanzar real o figuradamente en ese rumbo´.

El que sabe lo que desea como el girasol sabe que quiere luz y tiene ya un poderoso estímulo para el movimiento. Helliger también percibe que para ir hacia el futuro hay que mirar hacia adelante, hacia la luz pero con una premisa: sin imágenes, olvidando la propia historia y lo vivido con la pareja visualizándolo atrás y mirar dirigiéndose hacia algo totalmente nuevo para reprogramarse y reorientarse hacia donde realmente se desea.

La conciencia de los propios deseos es poco frecuente. En los grupos a algunas personas e incluso parejas se les pregunta ¿qué deseas? y la pregunta muchas veces provoca asombro ó se les dificulta expresarlo. Es necesario practicar y profundizar para reconocer los deseos. Sin una clara conciencia de lo que se quiere nos inmovilizamos y acumulamos sentimientos ó nos desorganizamos y emprendemos una desatinada búsqueda que puede llevarnos a la actividad pero no a la satisfacción.

Ten la certeza de que si te escuchas vas por buen camino y avanzaras hacia la realización y liberación de tus deseos más profundos. ¡Lo mejor!

 

Anuncios

Sonia González

Hola queridos lectores, que la energía revitalizadora de este tiempo te inspire a realizar tus deseos más profundos a través de metas concretas y realistas.

He estado escribiendo basada en una investigación para lograr vivir el amor en donde aparece que el deseo profundo del espíritu es el motor para avanzar y disfrutar la vida, estos deseos emergen cuando ponemos atención a un lugar profundo de nuestro interior desde donde también surge el deseo de amar y de ser amado.

Fromm afirma que el deseo de ser amado es tan esencial al amor como el hecho de amar. Este deseo profundo que nace desde lo más hondo de nuestros corazones y el deseo de aportar luz y amor para el mundo y para nuestra pareja hacen que brote en nosotros un manantial de belleza y creatividad. Así nuestro deseo de dar amor y belleza hace que encontremos el amor y la belleza dentro de nosotros y que nos convirtamos en seres inspirados, intuitivos y profundamente creativos, que hacemos de la búsqueda de la belleza y la armonía, la esencia de nuestra vida y de nuestros actos aunque volvamos a vivir problemas que la vida conlleva.

Volver a ver la mano del espíritu en todo lo creado, en nuestro cuerpo y dentro de nosotros, en nuestra luz y en nuestras sombras nos facilita ver la luz del espíritu en nuestra pareja y en los otros. Parte de nuestra sombra es nuestra debilidad esperando nuestra luz para ser reconocida y completarnos como cuando sentimos fuerza  después de abrazar nuestros miedos.

En cuanto a la pareja, satisfacer nuestro deseo más profundo de amor no es gozar la posesión de un objeto sino que –como afirma Fromm- el amor es poseer una voluntad y esperanza de creación. Por ello para amar es necesario querer amar, así lo eliges y entonces lo creas. Al anhelar amar empiezas a mirar hacia el amor.

Walsch opina que utilizas la creación para conocer quién eres mediante un acto de volición consciente y no de una obediencia inconsciente. Agrega que la función del alma consiste en indicar su deseo, no imponerlo, la función de la mente consiste en decidir entre distintas alternativas y la función del cuerpo es llevar a cabo esa decisión. Así que se tiene la posibilidad de ser con nuestra pareja como elijamos ser y como lo que al alma le importa es el estado del ser, no el estado del hacer, la calidad de nuestra relación de pareja y de nuestra vida depende de si hacemos lo que hacemos eligiendo escuchar a nuestro deseo del espíritu ó a nuestras deseos del niño interno. Walsch agrega que si nos equivocamos podemos aprender de la experiencia y seguir utilizando la posibilidad de creación que está en nosotros. Aprender de la experiencia nos lleva a transformar algo dentro de nosotros y de acuerdo a la ley universal “como es adentro es afuera” al cambiar algo dentro, el exterior se modifica también.

Recuerda que sólo se necesita tener claro el deseo de lo que realmente se quiere y creer. Creer que es posible.

Me despido con palabras de Walsch, podemos ser lo que queramos ser: feliz, triste, débil, alegre, etc. no es cuestión de si debería o no debería, es una cuestión de qué eliges. Al alma sólo le preocupa dónde vas a estar. ¿Vas a estar en un lugar llamado temor? ó ¿vas a estar en un lugar llamado amor?

Que este año seas bendecido de manera muy especial.