Tag Archive: el miedo


Dígame ¿Cuál es el mayor miedo de todos?

Alejandro Jodorowsky: Es el miedo a la muerte. Después hay otros como el miedo a que nos falte, es decir el terror económico, el miedo a la locura. etc.

¿Por eso acudimos a videntes para que nos lean el futuro?

Sin embargo, lo que no sabemos es que la consulta sobre el futuro revela un miedo del presente. En esencia “el hombre siempre teme perder…”

¿Cuál es entonces el camino a seguir?

El primer paso que da el ser que se ilumina es perder el miedo a morir. Aquello que nos atemoriza pierde su fuerza en el momento en que dejamos de combatirlo

Hablemos del tarot ¿Por qué el Arcano XV del Tarot de Marsella, El Diablo, está lleno de ojos?

Lo que quiere decir es que no tiene miedo de verse en su estado actual. Asume lo que es en este instante y trabaja a partir de ese punto en el que está.

¿Con qué finalidad?

Para observar sus defectos, debilidades, pereza, cobardía, etc. Si no somos capaces de vernos con humildad, nunca llegaremos a ser personas realizadas.

Vivimos rodeados de miedo, en la prensa, en la televisión…¿Por qué tienen tanto éxito esas noticias en nuestra sociedad?

Porque esas catástrofes hacen vender los periódicos y la sociedad te acostumbra a vivir en el terror, así eres un buen consumidor o consumidora.

¿Cómo se pierde el miedo?

Diciéndote: “Siempre que tengo que elegir entre hacer y no hacer, debo elegir hacer, aunque me equivoque”. Si no hago me frustro. Si hago y me equivoco, por lo menos me queda la experiencia.

¿Hay distintos tipos de miedo?

Debemos distinguir inicialmente dos clases de miedo, el miedo racional a lo objetivamente peligroso, adaptativo para la supervivencia del individuo y de la especie, y el miedo irracional que es inadaptativo y se desencadena sin causa que lo justifique.

Dentro del miedo irracional hay diferentes grados, desde el temor, hasta el pánico, pasando por las infinitas tipos de fobias.

¿Cómo nos afectan en nuestros distintos egos?

El miedo se sufre en nuestra dimensión psíquica e intervienen los cuatro egos:

El ego intelectual  asocia y anticipa. Nuestro cortex gasta gran cantidad de energía y pone en funcionamiento infinidad de conexiones sinápticas para predecir lo que pasará. Si un estímulo en principio “inocente” se condicionó a otro amenazante y se desencadenó en nosotros una respuesta fisiológica de defensa ante un peligro (aceleración del ritmo cardíaco, tensión muscular, sudoración, etc.), la próxima vez que se presente ese estímulo inocuo, lo viviremos como peligroso. Es la teoría de condicionamiento clásico tan conocida de Pavlov.

Miedos con más carga intelectual:

*Miedo a la oscuridad

*Miedo al futuro

*Miedo a volverse loco

-El ego emocional rechaza la pérdida, porque es dependiente. El afecto y el alimento lo recibimos de la madre en nuestros primeros días de vida. Un individuo dependiente es un individuo que sintió la amarga hiel del desamparo en la infancia y se grabó en la amígdala. Las experiencias de carencia no resueltas, las reviviremos de adultos ante pérdidas de todo tipo.

*Miedo al abandono, a la soledad, a la separación, al rechazo.

*Miedo a los cambios.

*Miedo a los robos.

-El ego creativo-sexual teme la sequía, la esterilidad y el fin de la especie. La finalidad de nuestra energía libidinal es crear desde el gozo. Las prohibiciones y las limitaciones en esta área se manifiestan en el cuerpo. Todo lo reprimido crea estancamiento, acumulación y tensión.

*Miedo a la incapacidad.

*Miedo a la impotencia.

*Miedo al vacío.

-El ego material no quiere morir. Se dice que escarbando lo suficiente en cualquier miedo, nos topamos con el miedo a la muerte. (cuento del sabio y sus últimas palabras ¡No quiero morir!)

*Miedo a los viajes, a conducir.

*Miedo a las enfermedades.

*Miedo a lo desconocido.

¿Por qué a veces nos atrae lo mismo que nos da miedo?

Una parte sabia de nosotros nos impulsa a experimentar lo temido para  descondicionarlo (para aprender que ese estímulo no conduce a la muerte, por ejemplo). Eso es algo positivo, pero no hay que confundirlo con la búsqueda de peligros por una compulsión al suicidio. Es el caso de los niños que en su etapa fetal recibieron la orden de “no eres querido” y se pasan la infancia jugando a ser muertos, se disfrazan de muerto en los carnavales, se exponen a peligros y de jóvenes practican deportes de riesgo…

Según Alex Rovira “El miedo es el medio de descubrir lo que necesitas encontrar” ¿Qué significa?

Para llegar a ser “lo que realmente somos” a veces pasamos algo parecido a lo que se llama “miedo escénico”. Acostumbrados a interpretar el guión impuesto por lo que los demás quieren que seamos, tememos fracasar interpretando nuestro papel original. Una reacción frecuente ante el miedo es la estampida, pero sólo afrontando lo que tememos encontraremos la joya que necesitamos encontrar: ser quién verdaderamente somos.

¿Alguna receta para combatir el miedo irracional?

Apunta estos cuatro ingredientes, siguiendo con el esquema de los cuatro egos:

-Confianza

-Desapego

-Coraje

-Experiencias positivas

Cuento sabio relativo al miedo:

Cuenta una antigua fábula india que había un ratón que estaba siempre angustiado porque tenía miedo del gato. Un mago se compadeció de él y lo convirtió… en un gato.

Pero entonces empezó a sentir miedo del perro. De modo que el mago lo convirtió en perro. Luego empezó a sentir miedo de la pantera, y el mago lo convirtió en pantera. Con lo cual comenzó a temer al cazador.

Llegado a este punto el mago se dio por vencido y volvió a convertirlo en ratón, diciéndole: “Nada de lo que haga por ti va a servirte de ayuda, porque siempre tendrás el corazón de un ratón.”

El mago comprendió que nada se puede  hacer para ayudar a quien tiene arraigado en su corazón el hábito del temor y no hace nada para cambiarlo

Frases sobre el miedo:

“Te estás muriendo varias veces por minuto. Si superas tu miedo a la muerte, habrás conectado con la vida, con el espíritu, con el poder. ¡Eso es la salud absoluta!” Deepak Chopra

“Si estuvieras libre de todo temor, ¿sabes lo que ocurriría?: que harías exactamente lo que deseas” Khishnamurti

“El miedo es algo complejo: hace construir defensas y mantiene la sociedad sin cambios” Alejandro Jodorowsky

“Encadenado a una actitud de miedo, uno se convierte en esclavo… y pierde su libertad. Sólo eres libre si arriesgas” Alex Rovira

“Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría, ni sufriste el más grande dolor”. Facundo Cabral.

Ciertos guerreros se “sacaban el miedo” antes de la batallas, raspando su piel con un cuchillo. Marianne Costa.

Para terminar, traemos aquí un acto psicomágico de Alejandro Jodorowsky relacionado con el miedo, extraído de su libro “Psicomagia”:

Gilles Farcet: Pienso, por ejemplo, en el miedo. Es un hecho reconocido que, en muchos casos, el miedo enmascara un deseo reprimido. ¿Tienes en tu archivo algún “caso” que revele y resuelva esta dinámica en sí muy banal?

Alejandro Jodorowsky: Desde luego, de esas cartas tengo muchas. Esta es clásica:

Una noche de mayo, al regreso de tu conferencia, en el portal de mí casa, me atacó un hombre enmascarado que quería violarme. No lo consiguió, pero pasé mucho miedo y seguramente concentré mi espanto en el lado derecho del cuerpo que, a la mañana siguiente, estaba como paralizado. Aquello me sentir una gran aversión hacia los hombres, no soportaba su contacto y, a veces, no podía ni estar sentada a su lado. El miedo se apoderó de mí y, si volvía tarde a casa, subía los seis pisos corriendo. Yo, que nunca antes cerraba la puerta con llave, me aislé del mundo exterior parapetándome detrás de tres cerrojos. Pero el miedo no se quedaba al otro lado de la puerta, sino que me acompañaba siempre… Tú me prescribiste un acto:

“Ve a Pigalle y compórtate como una puta. Da una excusa para no irte con los hombres que se acerquen, para no pasar al acto”. Una coraza de plomo no me hubiera parecido más pesada… Elegí un 17 de julio porque el número 17 corresponde a la Estrella del tarot y a Acuario, mi signo, con lo que me ponía bajo su protección.

No conocía bien el barrio así es que fui primero a reconocer el terreno. Por supuesto, me resultaba muy difícil interpretar ese papel, completamente nuevo para mí, por lo demás. El 17 por la noche, a las nueve, vestida con minifalda, una blusa muy ceñida, zapatos de tacón y medias de malla y muy maquillada me encaminé a Pigalle. Realmente esperaba no toparme con ningún vecino por el camino.

En un andén del metro, un hombre se acercó para preguntarme, primero, si tenía fuego, después, la hora y, por último, por una estación del metro. Yo me sentía dentro de la piel del personaje y observa lo que pasaba por mí. En Pigalle me esperaba un amigo y su presencia me apaciguó.

Me senté en la terraza de un café elegido a propósito. Crucé las piernas con descaro y encendí voluptuosamente un cigarrillo rubio, mientras observaba mi entorno. Descubrí las miradas de los hombres, ávidas, despectivas, perversas, etcétera. Mientras afrontaba aquellas miradas, notaba que en mí, en mi vientre, surgía una nueva fuerza.

Transcurrió una hora, se acercaron cinco o seis hombres que querían subir a mi casa. Me negué, pretextando una enfermedad benigna. Algunos debieron pensar que tenía SIDA.

Después de cenar con mi amigo Hervé, volví a casa agotada, pero ya no tenía miedo y desde entonces he podido relacionarme con los hombres y subir mis seis pisos sin problemas. He dejado de esconderme y me siento en paz.

Este acto me permitió descubrir que en mí coexistían varios personajes, manifestarlos, vivir mi miedo y superarlo. Experimenté una gran liberación y la confianza de que en adelante podría avanzar, seguir mi camino. Sin este acto, qué duda cabe, lo hubiera reprimido todo. Ahora siento que me he abierto.

El miércoles pasado, al volver de la conferencia, vi que un hombre me seguía. Quería acostarse conmigo. Me vino a la memoria el acto y toda la fuerza que había extraído de él. Discutí con ese hombre y pude ver el miedo en sus ojos. Tomé conciencia de mi propia fuerza y él también la sintió. Salió del edificio y yo subí a mi departamento, tranquila, confiada.

Mucho amor, alegría y armonía para ti y tu familia.”

http://planocreativo.wordpress.com/2009/01/28/%C2%BFque-es-el-miedo/

Anuncios

En sus libros, Carlos Castaneda habla de un shaman, Don Juan. En uno de ellos, Don Juan describe los enemigos del saber, cuatro enemigos. ¿Os parece que os los nombre?

El primer enemigo del saber es el miedo. El que ha superado el miedo ya no puede perder el saber.

Luego viene el segundo enemigo, la claridad.

El que ha superado la claridad se encuentra con su tercer enemigo, el poder.

El que vence a éste, se enfrenta con su último enemigo. Éste no se deja vencer del todo. El último es la necesidad de paz.

Voy a aclarar lo que digo, para que sea más explícito.

Bueno, ¿Cuál es el miedo en los que hacen este trabajo, cual es su peor miedo? Es el miedo a lo que otros dirán de ellos. ¿Lo podéis sentir? Si hubiera tenido este miedo, no me habría tocado describir este trabajo ni propagarlo. Este miedo es de lejos el más difundido. Con este miedo, permanecemos como niños.

Otro miedo es el de perder clientes. Cuando alguien tiene este miedo, ¿pensáis que el espíritu lo llevará hacia otros nuevos descubrimientos y nuevas aventuras? Aquí se da un paso decisivo: la superación de aquel miedo también.

Otros temen lo que va a pasar con las constelaciones familiares cuando Hellinger se muera. ¿Qué puede pasar? ¿Qué pasaría conmigo si tuviera esta angustia?

Los hay, y son muchos, que quieren ser recordados después de fallecer. Hacen algo de su vida para proteger su patrimonio, incluyendo su patrimonio espiritual ¿Acaso se encuentran todavía en un movimiento del espíritu? ¿Acaso están abiertos para otro descubrimiento? Este miedo tiene muchas facetas.

Yo tengo una necesidad interior muy profunda y me siento a gusto con ella. Necesito profundamente que se me olvide. Entonces, puedo estar libre, totalmente libre.

Pues bien, esto es el primer enemigo del saber, el miedo. He superado este enemigo, ampliamente. Aquí también está todo limitado. ¿Queréis que siga contando de los enemigos del saber?

El que ha superado el miedo ya no puede perder el saber. El que ha ido más allá del miedo ha dado un paso determinante. Ha ganado la claridad. La claridad no la puede perder porque ha vencido el miedo. Sin embargo, la claridad es su próximo enemigo. Por ejemplo, establece firmemente lo que en el aprendizaje es correcto o errado. Y decide un currículo al que todos deben conformarse, al que yo por supuesto también me debería conformar. Así pues,  la claridad se delimita y luego es calificada de clásica. De ahí en adelante el saber alcanzado progresa poco.

El que se enfrenta a este enemigo, sobrepasando cualquier claridad y buscando ir más lejos hacia lo nuevo y hacia lo más grande, podemos decir que ha vencido el enemigo”claridad”. Al vencerlo, gana poder de muchas maneras.

Ahora le toca superar también a este enemigo y  renunciar al poder.

Por ejemplo, ceder el control y desarrollo de más fuerza. Esto es un estado dichoso. El que ha superado el poder vive despreocupado, sin ansiedades porque está guiado y llevado por fuerzas potentes.

Entonces llega el último enemigo, la necesidad de paz. La tuve con 65 años. He superado este enemigo, hasta ahora está superado.

Bert Hellinger.

http://www2.hellinger.com/backup/bert-hellinger-international/espanola-es/sciencia/la-nueva-constelacion-familiar/

http://www.insconsfa.com/articulos/barcelona.html

 

Sonia González.

Hola queridos lectores. En el pasado artículo mencioné a Mari quien no sabía porque cambió su relación de pareja, ahora reconoce que su amor es aún inmaduro ya que descuidó su relación, sentía segura a su pareja, tiende a culpar a su pareja de los problemas que surgen, lo idealiza y cree que si su pareja fuera diferente serían más felices.

Ahora empieza a despertar del enamoramiento para estar en condiciones de amar como sugiere Hellinger.

Al inicio del enamoramiento es como estar hechizados y nos enfocamos en quien proyectamos nuestras expectativas e ilusiones. La palabra enamoramiento se parece al significado de las sílabas en-amor-a-miento, me miento, me ilusiono, me imagino que eres como necesito, creo que te amo para fundirme contigo y me des eso que necesito. Hellinger ha visto que cuando hay dificultades en una relación de pareja a menudo tienen que ver con que aquello que prepara para el amor en las parejas aún no ha sido solucionado. Porque ocurre que en la relación de pareja buscamos lograr aquello que no hemos logrado en el amor hacia nuestros padres.

Conforme satisfacemos el deseo que se da en el enamoramiento pasamos a un mayor contacto con la realidad y con la individualidad y empezamos a ver los aspectos del otro que no nos gustan ó que nos lastiman y de verlo casi divino, casi perfecto, lo empezamos a ver humano, imperfecto, como es, así el enamoramiento idealizado dura un tiempo y es una etapa del proceso amoroso que al concluir, concluye la relación o la transformamos.

Mari sigue fortaleciéndose al reconocer y superar sus miedos como el miedo al abandono, a la pérdida, a la crítica y al rechazo, así como algunos miedos que tenemos por el sólo hecho de existir como el miedo a la responsabilidad, a la soledad, a la libertad y hasta el miedo a la felicidad para poderse abrir a algo nuevo y extraordinario.

Muchos en lugar de enfrentar su problema prefieren engañarse con distracciones, amigos o amantes con quienes tampoco logran vivir un amor más pleno porque siguen siendo los mismos y si no se pueden comprometer con una pareja tampoco con otra. Fromm dice que cuando una pareja no puede sobreponerse al anhelo de renovar el antiguo sentimiento de amor, uno o ambos esposos pueden tener la ilusión de que un nuevo compañero o compañeros calmarán su deseo vehemente. Creen que sólo desean tener amor; pero para ellos el amor no es una expresión de su ser; es una diosa a la que se desean someter. Necesitan  fracasar en el amor porque el amor es hijo de la libertad.

Al enamorarse con este tipo de amor inmaduro se piensa, te quiero sólo para mí y necesito que estés conmigo y que te comportes y seas como yo necesito. Amamos con un sentido de posesión del otro, arrebatándole su libertad, esperando y exigiéndole de manera abierta ó encubierta que sea diferente. Fromm dice que experimentar amor en el modo de tener implica encerrar, aprisionar o dominar al sujeto amado. Es sofocante debilitador, mortal, no dador de vida. Lo que en realidad la gente llama amor la mayoría de las veces es un mal uso de la palabra, para ocultar que en realidad no ama.

Me despido alentándote a seguir adelante superando los escollos para que al aprender y reorientarte puedas disfrutar más plenamente tu existencia al lado de los que amas.

¡Lo mejor!