Tag Archive: fromm


Sonia González

Hola queridos lectores, que la energía revitalizadora de este tiempo te inspire a realizar tus deseos más profundos a través de metas concretas y realistas.

He estado escribiendo basada en una investigación para lograr vivir el amor en donde aparece que el deseo profundo del espíritu es el motor para avanzar y disfrutar la vida, estos deseos emergen cuando ponemos atención a un lugar profundo de nuestro interior desde donde también surge el deseo de amar y de ser amado.

Fromm afirma que el deseo de ser amado es tan esencial al amor como el hecho de amar. Este deseo profundo que nace desde lo más hondo de nuestros corazones y el deseo de aportar luz y amor para el mundo y para nuestra pareja hacen que brote en nosotros un manantial de belleza y creatividad. Así nuestro deseo de dar amor y belleza hace que encontremos el amor y la belleza dentro de nosotros y que nos convirtamos en seres inspirados, intuitivos y profundamente creativos, que hacemos de la búsqueda de la belleza y la armonía, la esencia de nuestra vida y de nuestros actos aunque volvamos a vivir problemas que la vida conlleva.

Volver a ver la mano del espíritu en todo lo creado, en nuestro cuerpo y dentro de nosotros, en nuestra luz y en nuestras sombras nos facilita ver la luz del espíritu en nuestra pareja y en los otros. Parte de nuestra sombra es nuestra debilidad esperando nuestra luz para ser reconocida y completarnos como cuando sentimos fuerza  después de abrazar nuestros miedos.

En cuanto a la pareja, satisfacer nuestro deseo más profundo de amor no es gozar la posesión de un objeto sino que –como afirma Fromm- el amor es poseer una voluntad y esperanza de creación. Por ello para amar es necesario querer amar, así lo eliges y entonces lo creas. Al anhelar amar empiezas a mirar hacia el amor.

Walsch opina que utilizas la creación para conocer quién eres mediante un acto de volición consciente y no de una obediencia inconsciente. Agrega que la función del alma consiste en indicar su deseo, no imponerlo, la función de la mente consiste en decidir entre distintas alternativas y la función del cuerpo es llevar a cabo esa decisión. Así que se tiene la posibilidad de ser con nuestra pareja como elijamos ser y como lo que al alma le importa es el estado del ser, no el estado del hacer, la calidad de nuestra relación de pareja y de nuestra vida depende de si hacemos lo que hacemos eligiendo escuchar a nuestro deseo del espíritu ó a nuestras deseos del niño interno. Walsch agrega que si nos equivocamos podemos aprender de la experiencia y seguir utilizando la posibilidad de creación que está en nosotros. Aprender de la experiencia nos lleva a transformar algo dentro de nosotros y de acuerdo a la ley universal “como es adentro es afuera” al cambiar algo dentro, el exterior se modifica también.

Recuerda que sólo se necesita tener claro el deseo de lo que realmente se quiere y creer. Creer que es posible.

Me despido con palabras de Walsch, podemos ser lo que queramos ser: feliz, triste, débil, alegre, etc. no es cuestión de si debería o no debería, es una cuestión de qué eliges. Al alma sólo le preocupa dónde vas a estar. ¿Vas a estar en un lugar llamado temor? ó ¿vas a estar en un lugar llamado amor?

Que este año seas bendecido de manera muy especial.

Anuncios

Sonia González.

Hola queridos lectores. De acuerdo a sus sugerencias seguiré compartiéndoles algunas conclusiones de la investigación a parejas. En el anterior hablaba de las causas del amor inmaduro y de cuando nos sentimos muy frustrados, insatisfechos y con ganas de un cambio en la relación de pareja. Seguiré con algunos principios que apoyan esta idea de la transformación.

Para activar la transformación es necesario que en lugar de se pongan obstáculos para abordar un problema se aprovechen las situaciones de crisis para aceptar la tristeza y el dolor, de la angustia y “muerte” necesarias para la creación personal como afirma Villanueva.

Esta transformación es necesaria porque el ser humano es un ser en proceso de desarrollo, es un ser en movimiento que vive en la tierra para crecer, para evolucionar, para dejar atrás muchas de sus limitaciones y vivir cada vez más como persona verdaderamente humana. Fromm dice que tiene que alcanzar su grado de humano olvidándose de su naturaleza animal y que se trata de ir hacia adelante, hacia la evolución, nunca hacia atrás. Está llamado a  aprender a amar durante el transcurso de su vida y está llamado a ser cada vez más consciente de sí mismo para lograrlo. Stain dice que el ser humano está en continuo proceso de hacerse y deshacerse y agrega que puede y debe formarse a sí mismo. Además el ser humano es libre de elegir a quien y hasta donde abre sus puertas, Lepp explica que el ser humano se mueve como una persona libre y espiritual que es dueño de sí mismo, que es dueño de su alma que me deja penetrar en su interior o me rechaza en un encuentro en la puerta o en un encuentro en el interior.

En cuanto al  temor que experimentamos ante la Vida ó ante sentirnos solos que nos hace aferrarnos a alguien o que nos dé miedo crecer es importante que reconozcamos y asintamos a nuestra naturaleza humana y que cumplamos con la misión de ser lo que somos: humanos, porque queramos o no todo ser humano es un ser individual, sólo, frágil, responsable, libre, mortal, aislado, desamparado, separado y débil, un ser, uno, que necesita elegir conquistarse a sí mismo como sugiere Villanueva.

Y por ser libre el ser humano de manera consciente ó inconsciente elige abrirse o cerrarse ala Vida, a la relación con sus semejantes, al amor, a la creación y elige o no, alcanzar su valor humano y como tiene la tarea de ir hacia la evolución cuando no puede avanzar y se siente atorado, girando entre decisiones inadecuadas y su problema, vive las consecuencias de esas falsas soluciones. En ocasiones puede reconocerlo y en otras lo niega y se acomoda en su insatisfacción hasta que ya no lo tolera ó tiene pérdidas que le duelen y que lo impulsan a buscar verdaderas soluciones, lo impulsan al cambio interno, lo impulsan a crecer y a responsabilizarse de su vida encontrándose consigo mismo.

Lepp opina que para comprender su naturaleza necesita adentrarse en lo único que es, o sea, adentrarse en él mismo, en la experiencia de su unicidad como ser solo, en la experiencia de la soledad.

Por hoy es todo, me despido motivándote a escucharte y a transformarte estando seguro que siempre vale la pena hacerlo, es al único que puedes cambiar y cualquier movimiento que tú hagas afecta a los que te rodean y a los que amas.

¡Lo mejor!

 

Sonia González.

Gracias por sus comentarios queridos lectores, seguiré con el tema del amor validado por recientes investigaciones y enriquecida con percepciones sistémicas. Mari pregunta ¿porqué mi relación cambió si todo iba muy bien?

Al principio de la relación todo funciona muy bien, estamos enfocados en conquistar al otro y en cómo nos agrada y cuando nos vamos comprometiendo muchos la descuidamos. Algunos nos “olvidamos” de nuestra pareja cuando los sentimos seguros. Y aunque comúnmente hayamos oído que la relación de pareja es como una planta que hay que cuidar, actuamos como si la relación ya estuviera terminada, como si cómodamente ya hubiéramos acabado y a la vez pensamos que está segura para toda la vida. En cuanto a la comodidad Hellinger ha observado que algunas parejas han elegido el amor cómodo y lo explica con la metáfora de que ´estas parejas se encuentran a orillas de un río con un punto de vista acerca del amor, y el río del amor o la corriente arrasadora pasa frente a ellos´.

En relación a descuidar la relación, Fromm dice que ´durante el noviazgo nadie está seguro todavía de su pareja, pero cada uno trata de conquistar a otro. Ambos son vitales, atractivos, interesantes, y hasta bellos, ya que la vitalidad embellece el rostro. Ninguno tiene al otro; por consiguiente las energías de ambos están dirigidas a ser, es decir, a dar y a estimular a otro. En el matrimonio la situación con frecuencia cambia.  El acta matrimonial le da a cada esposo la posesión exclusiva del cuerpo, de los sentimientos y de las atenciones del otro. Ninguno de los dos debe conquistar, porque el amor se ha convertido en algo que se tiene, en una propiedad. Los esposos dejan de esforzarse por ser amables y dar amor, por ello se aburren, y su belleza desaparece, se sienten desilusionados y aburridos´.

Generalmente todos empezamos relacionándonos con un amor inmaduro, al hacerlo propiciamos que surjan problemas pero al enfrentarlos vamos aprendiendo y madurando. Una problemática común es que muchos pensamos que nosotros estamos bien y nos la ingeniamos para sentirnos a gusto, esto agrava la situación por nuestra falta de conciencia para reconocer nuestra responsabilidad en el asunto ya que la mayoría no vemos lo propio sino lo de nuestra pareja y la culpamos.

Por otro lado, tenemos una tendencia  a idealizar a nuestra pareja y nos decepcionamos porque nuestra pareja no es como pensábamos que era ó no es como nos hubiera gustado que fuera, Fromm comenta que ´cada cónyuge busca en el otro la causa del cambio y ambos se sienten defraudados, pero no advierten que ya no son los mismos que cuando se amaban; que el error de creer que se puede tener amor, ha hecho que dejen de amarse. En vez de amarse llegan a un acuerdo para compartir lo que tienen: el dinero, la posición social, la casa, los hijos. Por ello en algunos casos el matrimonio que se inicia con amor, se transforma en una asociación amistosa, en una empresa en la que dos egotismos se reúnen en uno sólo: el de “la familia”´.

Hellinger también ha percibido que en el enamoramiento asiento al otro tal como yo me lo imagino, y no tal cual es. Agrega que por esta razón el despertar del enamoramiento es una condición previa para el amor.

Hasta pronto, me despido alentándote a mirar las cosas como son, al mirarlas les inyectas luz. ¡Suerte!

Sonia González.

Gracias por sus comentarios queridos lectores, hoy tomaré la sugerencia de un compañero lector que llamaré Pepe quien me pide que siga abordando el tema del amor y para validar la información lo haré basándome de nuevo en la investigación que realicé para mi tesis de maestría y en información obtenida de los más recientes congresos de actualización con enfoque sistémico. Decía que las personas con exagerado amor propio se relacionan con un amor inmaduro que los hace sufrir porque necesitan, esperan y exigen que la pareja llene sus necesidades emocionales inconclusas y la necesitan tanto que permiten que no los respete, la hacen su mundo y constituyen relaciones simbióticas basadas en el miedo. Fromm menciona que en este tipo de parejas una actúa de forma pasiva y la otra de forma activa.  El comportamiento de la persona pasiva es de obediencia, subordinación y hasta de humillación. Por miedo a sentir la angustia, culpa y vergüenza del sentimiento de separatividad pasa a ser una parte de la persona que la administra y la resguarda, actúa a veces con paciencia, distante, despreocupada y otras veces indiferente ó insensible. Fromm lo explica diciendo que ´la forma pasiva de la unión simbiótica es la sumisión, o, para usar un término clínico, el masoquismo. La persona masoquista escapa del intolerable sentimiento de aislamiento y separatividad convirtiéndose en una parte de la otra persona que la dirige, la guía, la protege, que es su vida y el aire que respira por así decirlo´.

La persona pasiva ve al otro como si fuera un Dios ó Diosa, lo (la) idealiza y lo (la) hace su centro.  Fromm dice que la persona pasiva cree que el otro es todo, piensa yo soy nada, salvo en la medida en que formo parte de él/ella. Como tal, comparto su grandeza, su poder, su seguridad. La persona pasiva o sumisa es dependiente, no toma responsabilidad ni hace uso de su libertad, Fromm agrega que la persona masoquista no tiene que tomar decisiones, ni correr riesgos; nunca está solo(a) pero no es independiente; carece de integridad; no ha nacido aún totalmente.

La persona activa de la fusión simbiótica se comporta con autoridad, superioridad y mando. La persona activa pretende disgregarse de su soledad y de sentirse encerrado transformando a su pareja en una parte de sí mismo, al agregar a sí mismo a la pareja que lo venera e idolatra se siente afirmado y engrandecido. Fromm menciona que la forma activa de la fusión simbiótica es la dominación, o, para utilizar el término correspondiente a masoquismo, el sadismo. Ambos son dependientes, no pueden vivir sin el otro. Para un adicto afectivo el peor castigo es el alejamiento.

En cuanto al miedo a amar Hellinger menciona que las personas que sienten miedo ante el amor son las que no aman porque en el amor uno se olvida del miedo. Agrega que el miedo surge a partir de un concepto y que para tenerle miedo al amor hay que evitar mirar a la pareja porque cuando la miras, el miedo desaparece inmediatamente porque el amor es la pequeña felicidad.

Me despido invitándote hoy a mirar tus relaciones para que percibas lo que necesitas hacer y puedas vivir más consciente y plenamente. ¡Lo mejor!