Tag Archive: inocencia


De Chamalú

“Saboreo cada acto.
Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,
entonces me portaba como los demás querían
y mi conciencia me censuraba.
Menos mal que, a pesar de mi esforzada educación,
siempre había alguien difamándome.
¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó que la vida no es un escenario!
¡Desde entonces me atreví a ser como soy!
He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones,
conozco gente extraña:
vegetarianos que devoran al prójimo con su intolerancia,
personas que caminan con un cartel que dicen: Yo se más que tú,
 médicos que están peor que sus pacientes,
gente millonaria pero infeliz,
seres que se pasan el día quejándose,
que se reúnen los domingos para quejarse por turnos,
gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.
La montaña es mi punto de referencia: ser invulnerable,
que cada uno diga lo que quiera,
yo sigo caminando imparable,
soy guerrero:
mi espada es el amor,
mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia,
mi texto la libertad,
y si mi felicidad resulta insoportable,
discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción,
prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluida.
Por eso es muy importante que sea el amor lo único que inspire tus actos.
Sin amor nada tiene sentido,
sin amor estamos perdidos,
sin amor corremos el riesgo de estar de nuevo transitando de espaldas a la luz.
Quizás solamente teníamos que ser humanos”.
Chamalú.
Indio Quechua.

¿Qué es lo que en algunas personas se opone a la felicidad y a la capacidad para tomar la vida?

Las personas que se niegan a tomar su vida y su felicidad es por la conciencia, llamada así por Bert Hellinger. Esta conciencia es la que nos transmite una sensación de inocencia y nos sentimos buenos o buen hijo cuando estamos dispuestos a sufrir por otros sin que para estos eso realmente signifique un alivio ni les sirva. Cargamos algo de ellos pero ellos también lo cargan, realmente no ayudamos a nadie. Nos sentimos culpables cuando tomamos la vida y somos felices. Por ello Hellinger opina que la vida plena y feliz es un logro del alma. Y se paga un precio por ella, esa sensación de culpa.

La sensación de regocijo surge cuando he tomado a mis padres, y eso como un todo, tal como son. La persona que toma a sus padres de esa manera, comprueba que todo lo bueno que ellos tienen fluye desde ellos hacia su propio interior, y que todo aquello que la persona temía o negaba queda afuera. La persona que logra esto siente cómo se incrementa su sensación de felicidad.

Mucha gente, en el fondo es feliz en sus problemas y es una felicidad muy profunda porque  en la desgracia se siente unido a otros y además siente que pertenece. La felicidad plena, hace que uno se sienta solo, solo y diferente.

Si queremos tomar el camino de la felicidad necesitamos desprendernos de algo y eso da miedo,  también necesitamos desligamos de muchas otras cosas y de lo más estrecho pero por este camino de la felicidad podemos llegar a un nivel superior y nos unimos a algo más grande, ¿vienes?

Sony González.

Fuente: El manantial no tiene que preguntar por el camino

Bert Hellinger

Editorial Alma Lepik